Entorno

Porto do Barqueiro


O Barqueiro es la capital del municipio de Mañón. Está dividido en dos núcleos, la villa y el puerto. Esta última zona es un pequeño pueblo de arquitectura típicamente marinera. Actualmente algunas de las casas más tradicionales lucen llamativos colores, ofreciendo una bella estampa al visitante.

Al ser la parroquia de mayor concentración de habitantes y la más turística del ayuntamiento, cuenta con una importante oferta de hostelería, siendo un lugar espléndido para el disfrute no sólo de un paseo por el puerto, sino también de una comida o un café en alguna de sus terrazas, que distan apenas unos metros del mar.

Estaca de Bares


La Estaca de Bares es el punto más septentrional de la Península Ibérica. Este cabo no sólo representa el punto más al norte, sino también la imaginaria línea divisoria entre el mar Cantábrico y el océano Atlántico.

Allí se encuentra un faro, también el más septentrional de todos los que hay en la península, que data de mediados del siglo XIX y que cuenta con algunas peculiaridades como la escalera interior, creada en la Real Fábrica de Sargadelos.

En el entorno de la Estaca de Bares también hay un observatorio ornitológico, unos molinos de agua y los restos de una base militar estadounidense, abandonada en la década de los 90.

Todo el entorno de la Estaca de Bares está declarado Sitio Natural de Interés Nacional desde la II República.

Turgalicia nos lo cuenta así.

Puerto de Bares


El pequeño enclave marinero de Bares tiene dos atractivos principales: su arquitectura típicamente marinera y el puerto. Y es que la base del dique actual está formado por grandes piedras redondeadas que eran parte de un muelle datado en el siglo VII a.C. atribuido a los fenicios.

Río Sor


El Sor es un río de 49 kilómetros de largo que nace en Muras y transcurre por Ourol y Mañón hasta encontrarse con el mar en la ría de O Barqueiro. Representa la frontera entre las provincias de A Coruña y Lugo y, al mismo tiempo, el límite por el este del municipio de Mañón. Considerado uno de los ríos más bellos de Galicia, ofrece numerosas posibilidades al visitante, ya que cuenta con numerosas áreas recreativas, así como senderos, zonas de pesca y enclaves espectaculares de rápidos y cascadas. Su trazado montañoso, entre cañadas y bosques frondosos, finaliza en el estuario de O Barqueiro, un auténtico paraíso para los amantes de la ornitología.

Aquí encontramos una guía de la zona.

Loiba y ‘el mejor banco del mundo’


El municipio de Mañón limita al oeste con el de Ortigueira y aquí, a escasos kilómetros de O Barqueiro, encontramos el tramo de costa más espectacular de Galicia. Se trata de los acantilados de la parroquia de Loiba, limítrofe con Mañón. Aquí se pueden ver una abrupta costa, llena de playas salvajes, grutas escondidas y un espectáculo para la vista en forma de formas rocosas esculpidas por la fuerza del mar.

Es aquí donde se encuentra un banco, un sencillo banco de madera, enclavado en un mirador privilegiado y rebautizado anónimamente como ‘el mejor banco del mundo’. A falta de un concurso oficial que le otorgue el título, lo cierto es que la vista desde él es sencillamente impresionante.

Más información sobre Loiba y sus encantos, aquí.

Cabo Ortegal


El segundo punto más al norte de la Península Ibérica se encuentra a casi 40 kilómetros hacia el oeste, en el municipio de Cariño. El faro del Cabo Ortegal cierra por el oeste la ría de Ortigueira, que el faro de Bares cierra por el este.

Si bien el faro en sí mismo es mucho más moderno que el de Bares, su enclave es espectacular. Y no sólo por las vistas, espléndidas, sino por la antigüedad que sí tiene la base rocosa. Esta zona se ha convertido en un complejo geológico de interés internacional, ya que algunas de sus rocas tienen 1.160 millones de años, lo que las convierte en las más antiguas de la península y en las cuartas más antiguas de todo el planeta.

Los Museos Científicos de A Coruña lo contaban así.

San Andrés de Teixido


En Galicia se dice que al santuario de San Andrés de Teixido ‘vai de morto quen non foi de vivo (va de muerto quien no fue de vivo). Pero, más allá de la ‘amenaza’, es un lugar peculiar que bien merece una visita para conseguir un ‘sanandresiño’ de pan, un poco de ‘herba de namorar’ (hierba de enamorar) y pedir un deseo en la fuente del santo.

El Ayuntamiento de Cedeira, municipio al que pertenece este santuario, nos cuenta la historia y las leyendas mágicas de San Andrés de Teixido.

El acantilado más alto de Europa


Siguiendo la costa de Cariño desde el Cabo Ortegal hacia el oeste, recorriendo la Sierra de la Capelada, llegamos a la Garita de Herbeira o Vixía de Herbeira, un enclave donde se encuentra una pequeña edificación del siglo XVIII para vigilar la costa y, a sus pies, el acantilado más alto de la Europa continental y el cuarto más alto de toda Europa. Con sus 613 metros sobre el mar, ofrece una imagen apabullante.

Nos ha gustado la descripción que realizan en Repsol de este emblemático sitio: “En el filo más elevado, a 620 metros, hay una atalaya del siglo XVIII, la Garita de Herbeira, desde la que los piratas debían de verse, si es que se veían, como bacterias. El mar sí se ve, pero tan lejos que no se oye”. Aquí se puede leer el texto completo.

Villas marineras: Viveiro y Ortigueira


O Barqueiro se encuentra justo a medio camino entre las dos principales poblaciones de la zona, Viveiro, ya en la provincia de Lugo, y Ortigueira.

Con 16.000 habitantes, Viveiro es el tercer municipio más poblado de Lugo. Su núcleo principal ha sabido preservar y compaginar el espíritu marinero, las estrechas calles medievales y sus casas señoriales.

Además, cuenta con una intensa actividad hostelera, siendo tradicional salir de vinos y tapas.

Por su parte, Ortigueira es una villa mucho más pequeña. El municipio apenas alcanza los 7.000 habitantes. Sus principales atractivos radican en la naturaleza en la que se enmarca la villa, con una ría y una playa (la de Morouzos) que no dejan indiferente al visitante.